Tendencias

Amores y contradicciones: Cómo viven los miembros de una familia poliamorosa

“Hay constantes vicios y ruinas en los que fuimos programados todos, monógamos y no monógamos; nos marcan las familias tradiciones”

La escritora y periodista peruana Gabriela Wiener, junto a sus dos parejas Rocío Lanchares Bardají y Jaime Rodríguez, y sus dos hijos, Coco y Amaru, forman una familia poliamorosa que hablará de sus miedos, contradicciones y amores en la obra ‘Qué locura enamorarme yo de ti’, que representarán en el Teatro del Barrio de Madrid desde este jueves.

‘Soy Gabriela Wiener. No soy actriz. Soy escritora. Duermo con un hombre, una mujer y un bebé, el hijo que tuvieron hace poco mi marido y mujer’. Así empieza un monólogo que tiene como leimotiv la cama de casi tres metros que comparten y que llama ‘la cama oficial del poliamor’: ‘Esta obra nace de una crisis personal que transitamos mis dos parejas y yo’.

Este es el arranque de la experiencia vital de Wiener que, esta vez, se aleja de la mera escritura para llevar su propia vida al teatro.

Recomendados

México, Buenos Aires o Berlín sirvieron como campos de experimentación para la lectura del texto al que le ha dado forma teatral la destacada directora, también peruana, Mariana de Altahus, quien le propuso a Gabriela crear un montaje junto a la productora Sala de Parto y representarla en Lima, donde tuvo una temporada a mediados del año pasado. Ahora, el madrileño Teatro del Barrio ha querido invitar a Wiener a su escenario.

Wiener posee la impronta narrativa de quien no teme hablar de sí misma, como ha demostrado en sus obras Sexografías, Nueve lunas, Llamada perdida y Dicen de mí, o en sus múltiples crónicas sobre el cuerpo y la intimidad en medios como la mítica revista Etiqueta Negra o el diario El País.

La crudeza, la desvergüenza, lo explícito, las verdades incómodas son ingredientes de los relatos que Wiener no siente pudor en compartir porque, de una forma u otra, ‘hay cosas que al hacerse visibles y compartirse con los demás pesan menos, duelen menos, nos hacen más libres y nos acercan’.

Aunque desde hace un tiempo viene haciendo lecturas dramatizadas de sus textos, es la primera vez que se sube a las tablas de un teatro para contar la revolución que supuso para su convivencia poliamorosa el advenimiento del que llama irónicamente ‘el mesías del poliamor’, Amaru, hijo del trío, mientras se encontraban ‘en plena deconstrucción amorosa’.

En escena aparecerán Gabriela, Jaime y Rocío -pero también sus dos hijos, que intervendrán mediante videos-, en un catártico intento, lleno de humor y de tragedia, de purgar públicamente responsabilidades y curar heridas.

Todo ello sin dejar de reflexionar políticamente acerca ‘de los mandatos de la heteromonogamia versus otras formas de amar más justas y cuidadosas; la falta de referentes para este tipo de relaciones; los efectos bestiales que tiene la crianza de un bebé en un hogar, normativo o no; la dolorosa gestión de los celos y la lucha por la reparación que sigue a la experiencia del malquerer’, ha explicado a Efe la escritora peruana.

‘Está claro que tenemos un relación no convencional pero hay constantes vicios y ruinas en los que fuimos programados todos, monógamos y no monógamos; nos marcan las familias tradiciones de las que venimos y en las que la tónica eran la mentira, los secretos y la doble vida. Por eso el poliamor por sí solo no basta. Hay que atravesarlo de feminismo’.

Para la autora, su obra es una ‘tragicomedia que se hace preguntas’, porque ‘amar y convivir con más personas no significa necesariamente amarlas mejor, al contrario, hay más gente susceptible de ser dañada, por eso la responsabilidad es mayor’.

Con la fuerza del feminismo se ha abierto también el debate en torno a las formas tóxicas en que hombres y mujeres aprendieron a amar y en especial al cuestionamiento de las relaciones de celos, posesión y control sobre el cuerpo y las vidas de las mujeres.

Según Wiener, no hay poliamor idílico, ni ella está intentando vender ninguna fórmula de la felicidad, sin embargo cree que solo por intentarlo las no monogamias son hoy una posibilidad para pensarnos de otra manera y contrarrestar esas violencias: ‘Construir nuevas vidas y comunidades de afectos, románticas o no, ataca el corazón del machismo más ultra, el que está ligado a las religiones y fundamentalismos, que pretenden aislarnos, acortar nuestras libertades y quitarnos derechos ya conquistados’.

Justamente en ese esfuerzo por deconstruirse, pero también por abrazar sus contradicciones, Wiener tomó para su obra el título ‘Qué locura enamorarme yo de ti’, de la canción del puertoriqueño Eddie Santiago, una ‘salsa romántica’ que escuchaba en su adolescencia, y que está ahí puesta como un guiño, canción de amor para la nostalgia y a la vez recordatorio de todas las veces en que creíamos en un ‘amor voraz como el fuego’ y terminamos quemados.

EFE

LEE TAMBIÉN

Martha Chávez: Un imputado tiene derecho a mentir y guardar silencio

Farfán estuvo en el avant premiere de ‘La Foquita: El 10 de la calle’

Crean cerveza frita, ¿la probarías?

Carlos Zambrano es nuevo refuerzo de Boca Juniors, anunció FOX Sports

TikTok: cómo desactivar las molestas notificaciones de la app

Tags

Lo Último


Te recomendamos