Mundo

Mujer se declara culpable de enviar veneno a Trump en 2020

Una mujer canadiense se declaró culpable de enviarle una carta amenazante con veneno de ricino al expresidente; la condenarán a 22 años de cárcel

Una mujer canadiense se declaró culpable el miércoles de enviar una carta amenazante con el veneno ricino al entonces presidente Donald Trump en la Casa Blanca.

Te puede interesar: Una mujer canadiense se declaró culpable de enviarle una carta amenazante con veneno de ricino al expresidente; la condenarán a 22 años de cárcel

La carta de Pascale Ferrier exigiéndole a Trump que “abandone su postulación en esta elección” fue interceptada en un centro de reparto postal en septiembre de 2020, antes de que pudiera llegar a la Casa Blanca.

La mujer, de 55 años y oriunda de Quebec, también se declaró culpable de enviarle cartas similares a agencias policiales en Texas. Previsiblemente, la condenarán a 262 meses en prisión, poco menos de 22 años de cárcel, según un acuerdo llegado con la fiscalía. La audiencia de sentencia está fijada para abril.

No hay lugar para la violencia política en nuestro país, y no hay excusa para amenazar a funcionarios públicos ni para poner en peligro a empleados públicos”, expresó en un comunicado el fiscal federal en Washington, Matthew Graves.

La fiscalía sostiene que Ferrier elaboró el ricino, un veneno potencialmente mortal realizado mediante el procesamiento de semillas de la planta castor, y se lo envió a Trump junto con una carta donde lo llama “tirano payaso y feo” y le dice: “Si esto no funciona, encontraré la receta para otro veneno o quizás empuñaré mi pistola cuando pueda ir allá. ¡Disfrútalo! SOY UN ESPÍRITU REBELDE LIBRE”.

Fue arrestada cuando intentaba ingresar a un cruce fronterizo en Buffalo, Nueva York, con una pistola, un cuchillo y cientos de balas, dijeron autoridades. Sus abogados no respondieron de inmediato a un mensaje pidiéndoles comentario.

La investigación arrojó además ocho cartas enviadas a funcionarios en Texas afiliados con instalaciones donde Ferrier estuvo presa en 2019. Las cartas provocaron “temor y estrés”, si bien nadie resultó envenenado, indicó Alamdar Hamdani, fiscal federal para el distrito sur de Texas.

Ferrier se declaró culpable de violar normas sobre armas biológicas, en dos casos penales separados en Washington y Texas; ella migró de Francia a Canadá y tiene ciudadanía de esos dos países.

Tags

Lo Último


Te recomendamos