Mundo

España y su "tiki-taka" se tropiezan en la Copa del Mundo

DOHA (AP) — La derrota del martes por 3-0 ante Marruecos en penales dejó a España eliminada en la ronda de octavos de final de la Copa del Mundo y le impidió por tercera ocasión consecutiva avanzar a cuartos.

Desde que se coronó en Sudáfrica 2010, la selección española se ha estrellado antes de disputar la ronda de los ocho mejores.

La Roja perdió por cuarta ocasión en Copas del Mundo en una serie de penales, la vía por la que se quedó fuera en las semifinales del campeonato europeo hace un año.

EXPECTATIVA VS. DESEMPEÑO

Había altas expectativas para la Copa del Mundo luego del buen desempeño en la Euro 2020 y en la Liga de Naciones, donde los españoles perdieron con Francia

Las expectativas aumentaron tras la paliza de 7-0 a Costa Rica en su presentación en Qatar, cuando una rejuvenecida España trajo de regreso el “tiki-taka”, el estilo de posesión de pelota que rindió frutos en el pasado.

Pero la aventura de España en Qatar terminó en decepción de nuevo porque no pudo transformar esa posesión en goles. Luego de vencer a Costa Rica, empató 1-1 con Alemania y cayó 2-1 con Japón cuando le bastaba un gol para ganar el grupo.

Pese a quedar en esa posición, los cruces de España parecían más sencillos porque evitó al subcampeón Croacia en los octavos de final además de posibles duelos con Argentina o Brasil.

En lugar de eso le tocó Marruecos, una de las sorpresas del torneo y que nunca había avanzado a cuartos de final.

España controló el partido, pero nunca pudo superar a los bien organizados marroquíes que ganaron en penales luego de que Pablo Sarabia estrelló un tiro en un poste y de que Carlos Soler y Sergio Busquets no pudieron convertirle al portero Yassine Bounou.

“Es mi responsabilidad” dijo el entrenador Luis Enrique, quien pidió a sus jugadores que ensayaran 1.000 tiros de penal con sus clubes. “Yo escogí a los primeros tres cobradores”.

España sólo ganó su serie de penales en Mundiales ante Irlanda en los octavos de final.

¿QUIÉN ESTÁ FUERA?

Busquets es el único remanente del equipo que fue campeón del mundo y posiblemente ya cerró su etapa con la selección, aunque no lo ha hecho oficial.

“Ahora lo importante es el equipo y no yo” dijo el jugador de 34 años del Barcelona, quien disputó su 17mo partido en Mundiales para empatar al portero Iker Casillas y al zaguero Sergio Ramos con la mayor cifra para españoles en el torneo.

El futuro es incierto para otros veteranos en el equipo, incluyendo a Jordi Alba y a César Azpilicueta.

Luis Enrique dijo que se arrepentía de no haber usado más a Sarabia en Qatar. El jugador de 30 años sólo jugó como sustituto antes de finalizar el tiempo extra y “creó dos ocasiones de gol de inmediato”, dijo Luis Enrique. “Fue un error no usarlo más. Fui injusto”.

Luis Enrique dijo que no sabe si continuará en el banquillo de España. Indicó que tomará unos días para descansar antes de tomar una decisión junto a la Federación de España.

¿QUIÉN SIGUE?

El panorama para los españoles sigue siendo brillante porque a Qatar trajeron una talentosa escuadra que era la tercera más joven del torneo. Entre sus titulares estaban Gavi de 18 años y Pedri de 20, que jugaron bien a pesar de la eliminación. Gavi anotó en el partido inaugural para convertirse en el tercer jugador más joven en hacerlo desde Pelé en 1958.

Entre otros juveniles que seguramente serán regulares con España están Ansu Fati, Alejandro Balde, Yéremy Pino, Ferrán Torres, Eric García y Nico Williams.

¿QUÉ SIGUE?

España no tiene programados partidos hasta la ronda de clasificación para la Euro 2024 en marzo cuando enfrente a Noruega, Escocia, Georgia y Chipre.

A pesar de la decepción en el Mundial, la joven escuadra española debe ser favorita para clasificar en su grupo y contender en el 2024 cuando tratará de ganar su primer título importante desde la Euro 2012.

“Nos vamos a levantar y a usar esto como una experiencia de aprendizaje”, afirmó Busquets. “Tenemos buena dinámica con gente joven, esto nos va a volver más fuertes”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos