Mundo

Ciencia.-Un elemento traza del carbono disminuyó antes de una extinción masiva

Una disminución en el elemento molibdeno en los océanos precedió a un importante evento de extinción hace unos 183 millones de años, según muestra una investigación de la Universidad Estatal de Florida.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La disminución puede haber contribuido a la extinción masiva, en la que pereció hasta el 90% de las especies en los océanos, y sugiere que mucho más carbono orgánico fue enterrado en el evento de extinción de lo que se había estimado previamente. El trabajo se publica en AGU Advances.

"Esta investigación nos dice más sobre lo que estaba sucediendo con el molibdeno durante este evento de extinción, pero también lo llevamos un paso más allá", dijo en un comunicado Jeremy Owens, profesor asociado en el Departamento de Ciencias de la Tierra, el Océano y la Atmósfera de la universidad y coautor del artículo. "Nuestros hallazgos nos ayudan a comprender cuánto carbono circulaba a través del sistema, y es mucho más grande de lo que se pensaba anteriormente, potencialmente en la escala de los aumentos atmosféricos y oceánicos modernos debido a las actividades humanas".

Investigaciones anteriores mostraron disminuciones en el molibdeno durante la fase principal de la antigua extinción masiva, pero no estaba claro cuánto se extendió la disminución, cuándo comenzó o cuánto duró.

Para responder a esas preguntas, los investigadores analizaron rocas de tres sitios en Alberta, Canadá, que habían sido parte de un océano masivo que rodeaba el antiguo continente de Pangea. Debido a que el sitio estaba conectado a ese océano global, los investigadores pudieron inferir las condiciones en todo el mundo, en lugar de una sola cuenca.

Encontraron nuevas estimaciones para el inicio y la duración de la reducción de molibdeno y la fase inicial de desoxigenación. Su investigación mostró que la disminución precedió al comienzo de la extinción en aproximadamente un millón de años y duró aproximadamente dos millones de años en total, mucho más de lo que los científicos habían estimado previamente.

La disminución del molibdeno también implica un aumento masivo del entierro de carbono orgánico en el océano que puede haber sido varias veces mayor que los cálculos anteriores. Esos cálculos se basaron en estimaciones del dióxido de carbono liberado por la actividad volcánica, lo que implica que la liberación de dióxido de carbono de los volcanes fue en realidad mucho mayor, lo que sería necesario para equilibrar las reservas mundiales de carbono.

Al igual que hace 183 millones de años, hoy en día se agrega más y más dióxido de carbono al sistema de la Tierra, lo que podría reducir los metales traza marinos como el molibdeno del que dependen muchos organismos para sobrevivir a medida que los océanos pierden oxígeno y entierran más carbono orgánico. Después del antiguo evento de extinción, las condiciones globales se volvieron gradualmente más hospitalarias para la vida, pero ese proceso tomó cientos de miles de años.

"La singularidad de los sitios de estudio nos ha permitido analizar en profundidad cómo cambió la química del océano global a lo largo de millones de años, lo que reconcilia gran parte de los debates científicos actuales que se centran en los aspectos locales versus globales de este intervalo de tiempo", dijo en un comunicado Theodore Them, ex becario postdoctoral en Florida State y que ahora es profesor asistente en el College of Charleston.

Tags

Lo Último


Te recomendamos