Mundo

Científicos apuntan probable formación de magma en Marte

Marte es importante para comprender procesos geológicos similares en la Tierra; es el único que tiene una composición de hierro, níquel y azufre en su núcleo

Aunque Marte ha sido considerado un planeta geológicamente muerto, señales sísmicas indican que el vulcanismo todavía juega un papel activo en la formación de la superficie.

Desde 2018, cuando la misión InSight de la NASA desplegó el sismómetro SEIS en la superficie de Marte, los sismólogos y geofísicos de la ETH de Zúrich han escuchado los pitidos sísmicos de más de mil 300 sismos marcianos. Una y otra vez, los investigadores registraron terremotos de Marte más pequeños y más grandes.

Te puede interesar: ¿Hay basura en Marte? Esto fue lo que encontró el rover Perseverance en el planeta rojo

Un análisis detallado de la localización y el carácter espectral de los terremotos supuso una sorpresa, según apuntan. Con epicentros originados en las inmediaciones de la Fosa de Cerbero —una región formada por una serie de grietas o graben— estos terremotos cuentan una nueva historia que sugiere que el vulcanismo sigue desempeñando un papel activo en la formación de la superficie marciana.

Según publican en ‘Nature Astronomy’, el equipo internacional de investigadores analizó un grupo de más de 20 terremotos marcianos recientes que se originaron en el sistema de grietas de la Fosa de Cerbero.

A partir de los datos sísmicos, los científicos concluyeron que los temblores de baja frecuencia indican un origen potencialmente cálido que podría explicarse por la lava fundida actual, es decir, el magma a esa profundidad, y la actividad volcánica en Marte.

En concreto, descubrieron que los temblores se localizan sobre todo en la parte más interna de la Fosa de Cerbero.

Cuando compararon los datos sísmicos con las imágenes de observación de la misma zona, también descubrieron depósitos de polvo más oscuros no solo en la dirección dominante del viento, sino en múltiples direcciones que rodean la Unidad de Manto de la Fosa de Cerbero.

El tono más oscuro del polvo significa una evidencia geológica de una actividad volcánica más reciente, quizás en los últimos 50 mil años, relativamente joven, en términos geológicos”, explica en un comunicado Simon Staehler, autor principal del trabajo y científico senior que trabaja en el grupo de sismología y geodinámica dirigido por el profesor Domenico Giardini en el Instituto de Geofísica de la ETH de Zúrich.

Lee también: “Sueño con viajar a la Luna y Marte”: niña genio se integra a la Agencia Espacial Mexicana

Marte es el único planeta, aparte de la Tierra, en el que los científicos disponen de vehículos terrestres, aterrizadores y, ahora, incluso de drones que transmiten datos. Todas las demás exploraciones planetarias, hasta ahora, se han basado en imágenes orbitales.

El SEIS de InSight es el sismómetro más sensible jamás instalado en otro planeta —asegura Domenico Giardini—. Ofrece a los geofísicos y sismólogos la oportunidad de trabajar con datos actuales que muestran lo que está ocurriendo en Marte hoy en día, tanto en la superficie como en su interior”. Los datos sísmicos, junto con las imágenes orbitales, garantizan un mayor grado de confianza para las inferencias científicas.

Marte, uno de nuestros vecinos terrestres más cercanos, es importante para comprender procesos geológicos similares en la Tierra. El planeta rojo es el único que conocemos, hasta ahora, que tiene una composición del núcleo de hierro, níquel y azufre que podría haber soportado alguna vez un campo magnético.

Las pruebas topográficas también indican que Marte albergó en su día grandes extensiones de agua y posiblemente una atmósfera más densa. Incluso hoy en día, los científicos han averiguado que en sus casquetes polares aún existe agua congelada, aunque posiblemente en su mayoría sea hielo seco.

Aunque queda mucho por aprender, las pruebas de la existencia de un posible magma en Marte son intrigantes”, afirma Anna Mittelholz, becaria postdoctoral de la ETH de Zúrich y la Universidad de Harvard.

Al observar las imágenes del vasto paisaje marciano, seco y polvoriento, resulta difícil imaginar que hace unos 3 mil 600 millones de años Marte estuviera muy vivo, al menos en un sentido geofísico.

Vomitó restos volcánicos durante el tiempo suficiente como para dar lugar a la región de Tharsis Montes, el mayor sistema volcánico de nuestro sistema solar, y al Monte Olimpo, un volcán con una altura casi tres veces superior a la del Monte Everest.

Puedes ver: Marte pudo haber estado repleto de microbios subterráneos

Los temblores procedentes de las cercanas Fosas de Cerbero —que reciben el nombre de una criatura de la mitología griega conocida como el sabueso infernal de Hades que vigila el inframundo— sugieren que Marte aún no está del todo muerto.

Aquí, el peso de la región volcánica se está hundiendo y formando grietas paralelas que separan la corteza de Marte, como las grietas que aparecen en la parte superior de un pastel mientras se hornea.

Según, Staehler “es posible que lo que estamos viendo sean los últimos restos de esta región volcánica que estuvo activa o que el magma se esté desplazando ahora mismo hacia el este, hacia el siguiente lugar de erupción”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos