Mundo

Ciencia.-Gachas y guisos pudieron engrosar la gastronomía del Neolítico

La dieta de nuestros antepasados del Neolítico incluía cereales como el trigo cocinados en ollas, según evidencia recogida en yacimientos arqueológicos en Escocia.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Usando análisis químicos de cerámica antigua e increíblemente bien conservada encontrada en las aguas que rodean pequeñas islas artificiales llamadas crannogs en las islas Hébridas Exteriores, al oeste de Escocia, un equipo de la Universidad de Bristol pudo discernir que los cereales se cocinaron en ollas y se mezclaron con productos lácteos y ocasionalmente con carne, probablemente para crear formas tempranas de gachas y guisos. También descubrieron que las personas que visitaban estos crannogs usaban ollas más pequeñas para cocinar cereales con leche y ollas más grandes para platos a base de carne.

Los hallazgos se presentan en la revista Nature Communications.

El cultivo de cereales en Gran Bretaña se remonta a alrededor del año 4.000 a. C. y probablemente fue introducido por agricultores inmigrantes de Europa continental. Esto se evidencia en algunas recuperaciones, a menudo escasas y esporádicas, de granos de cereales conservados y otros desechos encontrados en sitios neolíticos.

En este momento, la cerámica también se introdujo en Gran Bretaña y existe una amplia evidencia de productos domesticados como los productos lácteos en las huellas dactilares de lípidos moleculares extraídas de la tela de estas vasijas. Sin embargo, con la excepción del mijo, aún no ha sido posible detectar rastros moleculares de los cereales acompañantes en estas firmas de lípidos, aunque se convirtieron en un alimento básico importante que domina la economía mundial de subsistencia en la actualidad.

Un análisis publicado anteriormente de la cerámica romana de Vindolanda [Muro de Adriano] demostró que los marcadores de lípidos específicos para los cereales pueden sobrevivir absorbidos en la cerámica arqueológica conservada en condiciones de inundación y ser detectables a través de un enfoque de alta sensibilidad pero, lo que es más importante, esto tenía 'solo' 2000 años y de contextos en los que se sabía que los cereales estaban presentes. Los nuevos hallazgos informados ahora muestran que los biomarcadores de cereales pueden conservarse durante miles de años más en condiciones favorables.

Otro elemento de esta investigación fue el hecho de que muchas de las vasijas analizadas estaban intactas y decoradas, lo que podría sugerir que pudieron haber tenido algún tipo de propósito ceremonial. Dado que la función real de los crannogs en sí tampoco se comprende completamente todavía (algunos son demasiado pequeños para una ocupación permanente), la investigación proporciona nuevos conocimientos sobre las posibles formas en que se utilizaron estas construcciones.

Durante el análisis, se detectaron ampliamente biomarcadores de cereales (un tercio de las macetas), lo que proporcionó la evidencia biomolecular más temprana de cereales en residuos de cerámica absorbidos en esta región.

Los hallazgos indican que el trigo se estaba cocinando en ollas, a pesar de que la evidencia limitada de partes de plantas carbonizadas en esta región de la Escocia atlántica apunta principalmente a la cebada. Esto podría deberse a que el trigo está subrepresentado en los restos de plantas carbonizadas, ya que se puede preparar de manera diferente (por ejemplo, hervido como parte de los guisos), por lo que no se carboniza con tanta regularidad o debido a prácticas de cocción más inusuales.

Los marcadores de cereales se asociaron fuertemente con los residuos de lípidos de los productos lácteos en las ollas, lo que sugiere que pueden haber sido cocinados juntos como una papilla a base de leche.

La investigación fue dirigida por los doctores Simon Hammann y Lucy Cramp del Departamento de Antropología y Arqueología de la Universidad de Bristol.

El Dr. Hammann dijo en un comunicado: "Es muy emocionante ver que los biomarcadores de cereales en macetas pueden sobrevivir en condiciones favorables en muestras de la época en que se introdujeron los cereales (y la cerámica) en Gran Bretaña. Nuestro método molecular basado en lípidos puede complementar los métodos arqueobotánicos para investigar la introducción y propagación de la agricultura de cereales".

El Dr. Cramp agregó: "Esta investigación nos brinda una ventana a las tradiciones culinarias de los primeros agricultores que vivían en el extremo noroeste de Europa, cuyas formas de vida son poco conocidas. Nos da el primer vistazo de los tipos de prácticas que se asociaron con estas enigmáticas ubicaciones de islotes".

Tags

Lo Último


Te recomendamos