Mundo

Rusia acepta seguir hablando sobre la crisis de Ucrania

Militares ucranianos caminan en una posición en el frente a las afueras de Popasna, en la región de Luhansk, en el este de Ucrania, el lunes 14 de febrero de 2022. El ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, recomendó el lunes al presidente, Vladimi Militares ucranianos caminan en una posición en el frente a las afueras de Popasna, en la región de Luhansk, en el este de Ucrania, el lunes 14 de febrero de 2022. El ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, recomendó el lunes al presidente, Vladimir Putin, que siguiera hablando con Occidente sobre las demandas rusas de […] (VADIM GHIRDA/AP)

MOSCÚ (AP) — El Kremlin y Occidente planteaban el martes la posibilidad de una salida diplomática a la crisis de Ucrania, aunque Rusia parecía continuar los preparativos para una posible invasión y desplazaba equipamiento militar y tropas hacia la frontera de su vecino.

PUBLICIDAD

El ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, indicó el lunes en una reunión televisada con el presidente, Vladimir Putin, que Rusia estaba dispuesta a seguir hablando sobre los agravios de seguridad que llevaron a la crisis.

Las declaraciones parecían enviar un mensaje al mundo sobre la postura de Putin y dieron algo de esperanza de que pudiera evitarse una guerra, mientras Washington, Londres y otros aliados seguían advirtiendo de que las tropas rusas podrían avanzar sobre Ucrania a partir del miércoles.

Los temores se debían a los más de 130.000 soldados rusos movilizados junto a la frontera en el norte, sur y este de Ucrania. Además se han iniciado grandes maniobras militares en Bielorrusia, un aliado de Moscú que también hace frontera con Ucrania.

Rusia niega tener planes de invadir Ucrania, y Lavrov alegó que Moscú debería celebrar más reuniones, pese al rechazo de Occidente a considerar las principales exigencias rusas.

Las conversaciones “no pueden continuar de forma indefinida, pero yo sugeriría que continúen y ampliarlas en este momento”, dijo Lavrov, señalando que Washington se ha ofrecido a comentar límites a los despliegues de misiles en Europa, restricciones a maniobras militares y otras medidas para construir confianza.

Moscú quiere garantías de que la OTAN no permitirá que Ucrania y otros países exsoviéticos entren en la alianza. También quiere que la alianza detenga el despliegue de armas a Ucrania y retire sus fuerzas de Europa Oriental.

Lavrov dijo que las posibilidades de conversaciones “están lejos de haberse agotado”.

Putin señaló que Occidente podría intentar atraer a Rusia a “conversaciones infinitas” y cuestionó si aún había posibilidades de llegar a un acuerdo. Lavrov respondió que su Ministerio no permitiría que Estados Unidos y sus aliados vetaran las principales demandas rusas.

Estados Unidos reaccionó con frialdad.

“La vía de la diplomacia sigue disponible si Rusia decide participar de forma constructiva”, dijo la vicesecretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre. “Sin embargo, no nos engañamos sobre las posibilidades de eso, dados los pasos sobre el terreno que está dando Rusia a simple vista”.

Las autoridades estadounidenses dijeron que el Ejército ruso proseguía con los aparentes preparativos de ataque a lo largo de la frontera de Ucrania. Un funcionario de defensa de Estados Unidos dijo que pequeños grupos de unidades de tierra llevaban varios días alejándose de los lugares de concentración de tropas y tomando posiciones más cerca de la frontera ucraniana, en lo que serían puntos de partida si Putin lanzara una invasión.

El funcionario habló bajo condición de anonimato para comentar información no publicada. CBS News fue la primera en informar sobre el movimiento de las unidades.

La compañía de imágenes por satélite Maxar Technologies, que ha monitoreado los movimientos de tropas rusas, reportó un aumento de la actividad militar rusa en Bielorrusia, Crimea y el oeste de Rusia, con la llegada de helicópteros, aeronaves de ataque a tierra y aviones cazabombarderos en posiciones de vanguardia. Las fotografías cubren un periodo de 48 horas y muestran también a fuerzas de tierra que salen de sus acuartelamientos y unidades de combate que forman caravanas.

Aun así, el jefe de defensa y seguridad de Ucrania, Oleksiy Danilov, minimizó la amenaza de invasión, aunque advirtió del riesgo de “desestabilización interna” por parte de fuerzas no especificadas.

“Hoy no vemos que una pueda producirse una ofensiva a gran escala de la Federación de Rusia el 16 o el 17 de febrero”, dijo a la prensa. «Somos conscientes de los riesgos que existen en el territorio de nuestro país. Pero la situación está absolutamente bajo control».

Como en un gesto de desafío, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que el miércoles sería un “día de unidad nacional” y pidió a la población que mostrara la bandera amarilla y azul del país y cantara el himno nacional ante las “amenazas híbridas”.

“No es la primera amenaza que enfrenta el fuerte pueblo ucraniano”, dijo Zelenskyy el lunes en un mensaje en video a la nación. “Estamos tranquilos. Somos fuertes. Estamos juntos».

En cualquier caso, el país se está preparando. Los residentes de Kiev recibieron cartas del alcalde que les instaban a “defender su ciudad” y aparecieron carteles en edificios de apartamentos identificando el refugio antibombas más cercano. La capital tiene unos 4.500 refugios, incluidos estacionamientos subterráneos, estaciones de metro y sótanos, señaló el alcalde.

La doctora Tamara Ugrich dijo que había hecho acopio de grano y comida enlatada y había preparado una valija de emergencia.

“No creo en la guerra, pero la tensión crece cada día en televisión y resulta más y más difícil mantener la calma”, dijo. “Cuanto más nos dicen que no entremos en pánico, más nerviosa se pone la gente”.

En un esfuerzo diplomático de último momento, el canciller de Alemania, Olaf Schozl, tenía previsto viajar el martes a Moscú para reunirse con Putin.

Esta semana apareció una posible salida. El embajador ucraniano ante Gran Bretaña, Vadym Prystaiko, apuntó a la posibilidad de que Ucrania renuncie a entrar en la OTAN, un objetivo escrito en su constitución, si eso evitaba la guerra con Rusia.

Prystaiko pareció retractarse más tarde, pero el hecho de que la idea se mencionase en absoluto sugería que se estaba valorando a puerta cerrada.

___

Karmanau informó desde Kiev, Ucrania. Los periodistas de Associated Press Angela Charlton y Sylvie Corbet en París; Geir Moulson en Berlín; Jill Lawless en Londres; Edith M. Lederer en Naciones Unidas; Jan M. Olsen en Copenhague, Dinamarca; y Robert Burns en Washington contribuyeron a este despacho.

Tags

Lo Último