Música

40 años de London Calling: 6 músicos peruanos nos cuentan la influencia del clásico de The Clash

Por Fernando Pinzás

Solo para tener una idea, la revista Rolling Stone lo sitúa en el puesto 8 de los discos más grandes de todos los tiempos, por encima incluso del ‘Álbum Blanco’ de Beatles. Hay muchas razones para que sea memorable: la versatilidad de The Clash, que pasa de tocar punk a hacer ritmos como reggae, ska o dub, la solidez de sus canciones y su mensaje, el ser una bisagra entre los años 70 y 80 o el mismo hecho de ser un disco doble. Las canciones son memorables: la misma London Calling, Guns of Brixton, Spanish Bombs, Death or Glory, Jimmy Jazz y hasta una balada en piano como The Card Cheat La fecha es cercana, además, a los 17 años de la muerte de Joe Strummer, su apasionado guitarrista y cantante, acaecida el 22 de diciembre.

Por su parte, Miki González -quien tuvo a Madueño como baterista de su banda en los años 80- recuerda a este disco como ‘atemporal’ y que sobresalía claramente por encima de otras producciones de la época. Quien no puede evitar ocultar su emoción al hablar de esta banda británica es Ricardo Wiesse, vocalista de La Mente. ‘The Clash es para mi lo que son los Beatles para mucha gente. Es mi grupo formativo. Cuando tenía 13 años yo escuchaba muchísimo reggae y punk y The Clash es la amalgama de ambas cosas’, explica.

En efecto, la principal característica del disco es la sofisticación en la que mutó la banda encabezada por Joe Strummer y Mick Jones, quienes pasaron de hacer canciones simples, directas y de 3 acordes a explorar en los ritmos jamaiquinos que sonaban en los ghettos de Londres.

Por su parte, el crítico y músico Francisco Melgar Wong reitera lo variado de del contenido del álbum. ‘Eran canciones sobre el barrio, sobre cómo hablar y caminar cuando sales a comprar a la bodega y hay otros chicos dando vueltas tratando de marcar territorio. Eran canciones diciéndote qué música escuchar -¿qué demonios es el reggae?-, qué películas ver -¿quién es Montgomery Cliff?-, qué libros leer -¿quién es Federico García Lorca?-, haciéndome consciente de que los discos y los libros que elijes son ingredientes que forjan tu personalidad’, cuenta.

La influencia de The Clash en general se puede sentir en grupos actuales como Artic Monkeys o Franz Ferdinand, a decir de Pelo Madueño o en otros clásicos que se han mostrado más vigentes que nunca ante los hechos recientes como los Prisioneros, como bien señala Ricardo Wiesse. Pero también en muchas causas actuales. Así por ejemplo, Natalia Vajda, guitarrista de Mercury Toys y gestora del Warmi Rock Camp Perú, iniciativa que busca empoderar a niñas y adolescentes a través de la música, resalta que figuras como Joe Strummer creían en ‘el poder colectivo’, algo que se hace necesario en épocas como las actuales. Dejemos que estos músicos nos expliquen, en primera persona, la importancia de esta gran obra.

Miki González: ‘Te reafirma en hacer música que te guste y no porque está de moda’

Lo que me gustaba es que es un disco atemporal. No tenía sonido punk. Tenía un sonido a veces retro, a veces bien rockero, a veces medio reggae. Era bien interesante y se diferenciaba del resto. Debo mencionar que en los 70 yo no escuchaba rock, sino más bien música como el blues o el jazz y otros ritmos de influencia africana. Ya por entonces conocía el reggae o el ska jamaiquinos. Es recién en los 80 que me conecto con el new wave, donde aparecen muchos grupos que incorporarían estos ritmos, como Madness.

De hecho tengo un tema anecdótico. Yo grabé mi disco de blues, González Blues, con el sonidista que trabajó con ellos, Joe Blaney, quien me dijo que de todas las bandas con las que había trabajado, The Clash era la que más le gustaba. Y eso que el grabado, al menos de los artistas hispanos, a Andrés Calamaro y Charly García.

La voz de Joe Strummer y Mick Jones tenían su propia firma, me gustaba harto. También recuerdo mucho la canción Lost in the Supermarket, que hablaba precisamente de un pata que se perdía en el supermercado. En los años 80, mi estudio quedaba a media cuadra del Wong de Benavides y era divertido porque yo iba a comprar ahí y también me perdía.

¿Si este disco permitió a mucha gente conocer los ritmos jamaiquinos? Puede ser yo no lo podría afirmar porque yo ya escuchaba eso, así como yo ya escuchaba música afroperuana en los años 70 cuando aún no estaba de moda. No te diría que me haya ha influido a mi, pero si te reafirma en el hecho de hacer algo que te guste y no porque está de moda

Francisco Melgar Wong: ‘Eran canciones sobre el barrio, sobre cómo hablar y caminar cuando sales a comprar a la bodega’

Escuché London Calling por primera vez cuando tenía diez años. Era 1986 y yo todavía era fan de Iron Maiden, AC/DC y otras bandas que uno escucha cuando es niño y le gustan las historias sobre ovnis y las películas de terror. En esa época mis abuelos y mis tíos habían viajado a Europa y mi tío Jorge llegó con una maleta llena de vinilos de música punk. Sex Pistols. The Clash. Buzzcocks. Stiff Little Fingers. Recuerdo haberme enfermado y verme obligado a pasar varios días en cama, así que le pedí a otro de mis tíos que me grabara uno de esos discos para escucharlo mientras me recuperaba. Llegó con un casete Sony de 60 con el London Calling, el cual no paré de escuchar durante mi convalecencia, recuperación y todo el año que siguió. Había descubierto lo que significa tener un disco favorito. Todavía no era un adolescente, así que las chicas no eran un tema de mi interés. Perfecto. London Calling no es un disco de amor. London Calling está lleno de voces masculinas que parecían saber de qué iba la vida. Y eso era algo que necesitaba aprender si quería salir de casa y empezar a conocer la calle. Eran canciones sobre el barrio, sobre cómo hablar y caminar cuando sales a comprar a la bodega y hay otros chicos dando vueltas tratando de marcar territorio.

London Calling es el disco con el que el mundo empezó a verse más grande de lo que me parecía y también me hizo ver que el pequeño lugar donde vivía -la cuadra dos de la calle Estados Unidos en Jesús María- estaba repleto de personajes que podrían haber formado parte de estas canciones: gente que se construía de acuerdo a la música que escuchaba, la ropa que vestía, las películas que veía, los peinados que se hacía, los carros que manejaba, los trabajos que tenía o, más importante todavía, que prefería no tener. Me hizo intuir que había una mitología escondiéndose detrás de la clase social en la que estaba insertado. Tampoco tenía idea de lo que significaba ser cool, pero la primera vez que intuí algo parecido a eso fue a través de las voces de Joe Strummer, Mick Jones y Paul Simonon en London Calling. Obviamente, el heavy metal no me volvió a interesar.

Natalia Vajda: ‘Strummer era un creyente de que las personas podemos cambiar lo que quisiéramos’

London Calling es un disco que salió casi 10 años antes de que yo naciera y fue lo primero que escuché de The Clash cuando era adolescente. Ya había empezado a tocar la guitarra eléctrica y, aunque me inclinaba más por el rock clásico, ese disco redefinió el concepto que tenía del punk y fue una puerta a otros estilos musicales. Recuerdo que además, me parecía locazo que metieran letras en español. Sin embargo hoy en día me resuena mucho más y a otros niveles, gracias al trabajo que hacemos en Warmi Rock Camp Perú y la reciente relación que tenemos con The Joe Strummer Foundation. Los últimos dos años hemos organizado el StrummerJam en Lima, un evento promovido por La Fundación Joe Strummer en el cual se busca recaudar fondos para organizaciones que tengan como objetivo empoderar a las personas a través de la música, en nuestro caso las niñas y adolescentes. Y es que Strummer era un creyente de que las personas podemos cambiar lo que quisiéramos, creía en el poder colectivo y justamente Warmi Rock Camp funciona gracias a la comunidad que lo hace posible: las campistas, las voluntarias, las familias, las artistas. Sin ellas no somos nada.

José Javier Castro : ‘Es un disco concreto’

Lo debo haber escuchado entre el año 80 y 81. Había una persona cuyo nombre no voy a decir que viajaba mucho por su trabajo y estuvo el año 1977 en Londres, en plena explosión del punk. Esta persona traía discos, que eran copiados en casets y estos casets, como en una cofradía secreta se iban pasando de unos a otros. Por entonces un grupo de amigos viajó a Nuevo York con sus padres y entre los discos que trajeron estaba London Calling

Ese disco , como la gran mayoría de producciones de entonces, se caracterizaba por ser concretos como disco.

En cuanto a las canciones, diría que Guns of Brixton está super arriba. Brand New Cadillac pese a que es un cover me encanta. Spanish Bombs definitivamente sí me gusta porque era una canción rara. Lo que la hacía mas punk es el hecho de que la letra fuera contestataria. Pero The Clash siempre se colgaba mucho de lo político.

‘Pelo’ Madueño: ‘Ya sea tocando reggae, dub o rockabilly, ellos tenían mucha, pero mucha actitud’

He crecido educado en escuchar álbumes. Me gusta escuchar el disco entero y los discos de Clash los sigo escuchando completos.

Para mi, London Calling es un album más de The Clash, donde sigue haciendo siempre lo mismo. Es decir, sorprenderte. Desde el comienzo, aparte de su discurso político y social, tuvo una búsqueda musical constante. Es espectacular por varias razones. Se zurraron y sacaron un disco doble con cancionzotas. Son super músicos y super compositores. Podías pensar que el punk no solamente era rasgar la guitarra y darle a la batería como a un caballo cabalgando. En London Calling hay canciones de géneros que rompen los muros del punk como música.

No me podría quedar solo con una canción. London Calling, la que abre el disco, entra con fuerza, como pateando una puerta. Spasnish Bombs es una canción bonita, mas dulce. Son tan distintas. Ese disco tiene super temas.

Creo que The Clash estilizó algunas formas que han quedado como icónicas y que han influido muchísimo: sus bases rítmicas y la actitud. Ya sea tocando reggae, dub o rockabilly, ellos tenían mucha pero mucha actitud.

Ricardo Wiesse: ‘The Clash tuvo en mi el mismo efecto que tuvo Beatles en otros’

Es uno de los discos que me ha ‘hecho la taba’ toda la vida. Tengo un romance con el London Calling un poco mas intimo por el tema de que ese es el disco mas emblemático, pero el Sandinista! También tiene grandes canciones. Acudo a ambos discos muy seguido

En este disco, The Clash declaran que no son parte de un universo musical tan cerrado como era el punk. Y con esa misma actitud hacen esa joya casi de World Music. Agarran vertientes de todos lados en su universo lírico que es tan frontal. Es muy potente el mensaje combinado con la música, revoluciona no solo el rock o el punk sino la música, me parece. En ese momento, se declaran como una banda comprometido al 100% con sus ideas.

The Clash está más ligado a los ghettos de jamaiquinos migrantes a Londres, una escena mucho mas punk. Ahí convergían los punks con los rastas. Ellos toman la identidad combativa del rastafarismo. No el rollo religioso sino un rollo más de lucha

Su influencia ha sido importantísima en mi. Está en el ADN de todos mis proyectos musicales, incluso ahora último con Vílchez Huamán. Ese efecto de Beatles en mucíhsima gente es el mismo que hizo The Clash en mi

El London Calling es una joya. Funciona tan redondo que no le cambiaría ninguna canción ni tampoco el orden en el que aparecen, ni la carátula en homenaje al disco de Elvis Presley. Pero de todas las canciones, tal vez Guns of Brixton es la que resume mis gustos musicales. Pero desde la primera hasta la última son geniales. Es un disco matriz de mi cultura musical.

Tags

Lo Último


Te recomendamos