Música

Los Prisioneros: 4 canciones políticas no tan conocidas

Estos temas perfectamente podrían servir para acompañar cualquier movilización.

El Baile de los que sobran de Los Prisioneros, nuevamente, sirvió de banda sonora para las emocionantes protestas de la última semana en Santiago de Chile. La historia detrás de esta emotiva canción fue recordada por muchos medios de comunicación, demostrando que, a veces, la historia es cíclica.

Sin embargo, el trío del barrio santiaguino de San Miguel tiene un amplio repertorio en los años 80 caracterizado por su visión crítica e irónica de la sociedad, en momentos en que la dictadura de Augusto Pinochet seguía en el poder.

A continuación, otras 4 canciones, tal vez menos conocidas que El Baile, pero que perfectamente podrían servir para acompañar cualquier movilización

Poder elegir

Del disco Pateando piedras (1986), es tal vez una de sus canciones políticamente más explícitas. La canción es una crítica al conformismo imperante en la época de la dictadura y un llamado a tomar acción y poder elegir sobre el futuro del país. Es por eso que fue interpretada en las manifestaciones a favor del ‘No’ en el plebiscito de 1988 para decidir si Pinochet se iba del poder o seguía gobernando hasta 1997.

La frase más recordada: Su poder es nuestra ignorancia.

¿Por qué los ricos?

Una crítica hacia los que tienen todo hecha por alguien que no tiene nada. Una burla al estilo de vida de las clases altas, de su poder y su influencia y un llamado de atención a la desigualdad, que recuerda un poco a Las casitas de barrio alto de Víctor Jara (inspirada a su vez en Little Boxes de Pete Seger).

‘¿Por qué los ricos tienen derecho a pasarla tan bien, si son tan imbéciles como los pobres?’, señala Jorge González. La canción, un ska acelerado que podría recordar a The Clash, aparece en su celebrado primer disco La voz de los 80 (1984), el menos pulido, de instrumentación más simple, pero al mismo tiempo el más crudo en mensaje

Usted y su ambición

‘Usted y su ambición dan tanto asco’, es un coro que tranquilamente los chilenos pudieron dedicarle al presidente Sebastián Piñera, a los dueños de las AFP o a todo aquel que mantenga ese sistema tan desigual que enriquece a los más ricos y empobrece a los más pobres y contra el que marchó más de un millón de personas el viernes. La canción, aparecida en otro álbum clásico, La Cultura de la Basura (1987) habla de los abusos de los empresarios y la frustración de los trabajadores, algo que se sintetiza en estas líneas: ‘Sus mil obreros le saludan y le dan la mano, pero lo quisieran devorado por gusanos. Nadie lo estima y le dicen señor, porque el desempleo es lo peor’

No necesitamos banderas

Una de las pocas incursiones en el reggae de Los Prisioneros, donde González se luce como bajista. Probablemente inspirado también por The Clash, uno de sus máximos referentes de la época, acá González deja bien en claro, más que en cualquier otra canción, su oposición a los nacionalismos, a las religiones o a los partidismos, casi cercano al anarquismo. Postura que por cierto, ha seguido manteniendo y que le ha valido rechazo de los chilenos más conservadores. ‘No necesitamos banderas, no reconocemos fronteras, no aceptaremos afiliaciones, no escucharemos mas sermones’. Otro gran tema de su primer disco, La voz de los 80.

LEE TAMBIÉN

Chile: Piñera anuncia hasta ocho cambios de ministros para apaciguar protestas | VIDEO

Halloween: la película, serie y libro de terror que recomienda Stephen King

Cristiano Ronaldo asegura que Messi lo »echa de menos» en LaLiga

Puedes ver ‘Joker’ y ‘Maléfica’ por S/ 5 este miércoles 30

Manifestantes le cantan ‘Baby Shark’ a bebé durante una protesta

Tags

Lo Último


Te recomendamos