Estilo de Vida

Se va de luna de miel con su segunda muñeca inflable: terminó con la primera porque se rompió

El fisicoculturista Yuri Tolochko relata su experiencia en Instagram, donde se ha transformado en fenómeno viral.

Yuri Tolochko es un fisicocultuista kazajo de 36 años, que alcanzó notoriedad en redes sociales cuando se cansó con una muñeca inflables, se llamaba Margo.

Pero la relación entre Tolochko y Margo llegó a su fin, cuando la muñeca se rompió. Parecía que el amor se alejada de la vida de deportista, pero apareció una segunda muñeca inflable, llamada Luna.

El flechazo fue inmediato y la relación va viento en popa, tanto que Yuri y su nueva pareja tuvieron su luna de miel, la que compartieron en las redes sociales.

Recomendados

Las imágenes de un viaje a Sofía, Bulgaria, se han convertido en virales junto con los detallados relatos del deportista.

Provocación

“Nunca tuvimos una luna de miel. Eso fue con Margo, pero nunca con Luna. Este fue un viaje a Bulgaria por cuestión de negocios, pero nos sentimos como si hubiera completado nuestro romance. Podemos decir que que fue nuestra luna de miel”, detalló Yuri en su cuenta de Instagram.

Una de las publicaciones más celebradas fue la visita de la pareja a un restaurante. “En una cena romántica, el camarero se sorprendió al principio con mi mujer, pero después disfrutó viéndonos. Otros clientes se pararon a hacerse fotos con nosotros”, narró.

Una de las claves de las publicaciones del fisicoculturista es que la mayoría son provocadoras. “Luna vistió una falda corta y a algunos hombres les gustó mirar cuando se sentaba en mi regazo. Por otra parte, en otro encuentro no llevaba ninguna ropa interior y eso me ponía; y todos los que estaban alrededor se dieron cuenta”, aseguró.

Yuri explicó que “cuando empezó la pandemia, fue especialmente importante. La gente vivía con miedo y a veces venían a mi cuenta de Instagram para sonreír y animarse”.

El hombre explicó que hay poco cerró sus cuentas en ruso y optó solo por seguir con sus perfiles en inglés. “Había demasiada negatividad. Cuando cambié al inglés, muchos rusos se fueron y con ellos la negatividad despareció, así que se volvió más cómodo”, aseguró.

Tags

Lo Último


Te recomendamos