Entretenimiento

El desastroso festival de música en Estados Unidos: personas atrapadas en lodo y contagiadas de una enfermedad que llevaba décadas erradicada

El Burning Man 2023, un evento conocido por su esencia de autosuficiencia y celebrado por sus asistentes, fue todo un desastre.

En una imagen tomada de un video proporcionado por Rebecca Barger, varias personas caminan entre el lodo en la sede del festival contracultural Burning Man en Black Rock, Nevada, el lunes 4 de septiembre de 2023. (Rebecca Barger/@rebeccabargerphoto vía A AP (Rebecca Barger/AP)

Lo que prometía ser un emocionante festival de música en el desierto de Nevada se ha convertido en un desastre sin precedentes. El Burning Man 2023, un evento conocido por su esencia de autosuficiencia y celebrado por sus asistentes, conocidos como “Burners”, ha dado un giro inesperado que ha dejado a miles de personas atrapadas en medio de un terreno inundado y expuestas a condiciones deplorables.

PUBLICIDAD

La lluvia torrencial que ha azotado el área ha dejado a 73 mil personas varadas en el campamento, originalmente diseñado para sobrevivir en condiciones desérticas. Los organizadores del evento se vieron obligados a cerrar las puertas, impidiendo que cualquiera abandonara el lugar después de que un sistema meteorológico inusualmente fuerte se apoderara del área.

El Burning Man 2023 acabó siendo el festival del desastre

Como resultado, los participantes se han visto obligados a conservar sus suministros limitados de alimentos y agua. La situación se ha vuelto aún más preocupante con la noticia de que uno de los asistentes al festival ha fallecido, y miles de personas continúan viviendo en condiciones deplorables.

Los asistentes ahora temen de una enfermedad que se creía erradicada desde hace décadas, el Pie de Trinchera, pueda propagarse en el barro y la suciedad. La Oficina del Sheriff del Condado de Pershing está investigando la muerte del asistente en relación con el evento de lluvia. El presidente Joe Biden ha sido informado de la situación en el lugar.

Las imágenes compartidas en redes sociales han revelado la difícil situación en la que se encuentran los participantes, muchos de los cuales deambulan descalzos por el barro. Los baños portátiles en el lugar del festival tampoco se están limpiando ni vaciando debido a la incapacidad de los camiones de servicio para acceder a ellos.

Un festival para el olvido

Además, las intensas lluvias han dañado las tiendas y estructuras de los campistas, dejándolos empapados, agotados y cubiertos de lodo. La falta de señal en la zona ha agravado aún más la situación, dejando a los asistentes prácticamente incomunicados.

A pesar de la gravedad de la situación, la CEO de Burning Man, Marian Goodell, ha tratado de calmar los ánimos al afirmar que “no hay motivo para entrar en pánico” y que no se trata de una “situación de evacuación”. Sin embargo, la situación en el lugar sigue siendo precaria.

Tags

Lo Último