Entretenimiento

“Viejo naranja y sabroso”: la dieta que usó Luis Miguel para sorprender y enamorar con su apariencia a sus 53 años

Luis Miguel sorprendió en su concierto en Argentina con su figura y este fue el método que probaría para envejecer de forma tan atractiva.

Luis Miguel

Luego de que Luis Miguel fuese blanco de burlas en 2015 por su aumento de peso, es tendencia por su apariencia en su comienzo de gira en Argentina. Ha cambiado tan radicalmente a sus 53 años, que muchos medios especulan qué hizo para verse así.

Y por supuesto, en redes sociales se habla de un doble. Pero el cantante bajó más de 20 kilos, según los medios, bajo el ayuno intermitente.

Este método es bastante polémico. Y ‘El Sol’ lo explicó muy bien en el programa de televisión español ‘El Hormiguero’.

Recomendados

“La gente no sabe hasta qué punto la obesidad es una enfermedad. Es inquietante dar esa información y la gente no lo sabe. Hice ayunos intermitentes de 36 horas; esto me funcionó a mí, pero no es recomendable para todo el mundo”, expresó en aquella ocasión.

El polémico método para bajar de peso que usó Luis Miguel para verse así a sus 53 años

Como dice el mismo cantante, no funciona para todo el mundo: de hecho puede causar varios riesgos para la salud. Y este método consiste en ingerir alimentos en un periodo corto de tiempo, pero luego ayunar entre 16 y 18 horas diarias. Y esto aceleraría el metabolismo.

El nutricionista Alberto Cornillot le explicó a Infobae que solamente era saltar comidas y luego se compensa de otra manera lo que no se ingirió.

“Además, se ha comprobado desde el punto de vista científico la conveniencia de comer repartido durante el día, por lo menos cuatro veces”, expresó, haciendo énfasis en que este régimen se dejó de usar hace más de 30 años por su baja efectividad.

Por otro lado, el especialista recomienda esto si se tiene en cuenta el consejo profesional y los alimentos adecuados para su dieta específica.

Sin embargo, otra especialista llamada Romina Pereiro afimó que estas dietas podrían ser no efectivas en mediano y largo plazo, además de su difícil mantenimiento. Que la clave es mejroar hábitos, por lo que aparecería el efecto rebote.

“Nadie puede vivir restringiendo alimentos. Y ni hablar de cuando no se planifican los que más nos gustan. La privación de calorías genera un reajuste del cerebro, que interpreta la situación como peligrosa y comienza a funcionar en modo ahorro”.

Asimismo, hay otras consecuencias que se deben evaluar con un especialista, recalcó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos