Entretenimiento

Soy la amante de un hombre casado: qué hacer si eres una Clara Chía y no quieres ser más ‘Juan Mecánico’

Ser la amante de un hombre casado, como Clara Chía Martí, es algo muy común y esto es lo que puedes hacer dentro de tu relación

Soy la amante de un hombre casado: qué hacer si eres la 'Clara Chía' de tu relación.

No nos digamos mentiras: a pesar de lo que siempre juzgue la gente, muchas relaciones (incluidas las de algunos de nuestros familiares) comienzan cuando la mujer dice: “soy amante de un hombre casado”. Pero si eres de las que es una Clara Chía y estás cansada de ser ‘Juan Mecánico’ tienes varios caminos a seguir en una relación.

Uno: tomárselo con filosofía. Sí, vale ya, que se destruyó un hogar, pero el hombre que está contigo también tiene su responsabilidad por no ser claro. Si puedes tomarte con calma que están juntos por la aventura y por el riesgo, evalúa la posibilidad de dejarlo ahí.

Porque puede pasar, claro, como en ‘La chica del tren’, donde el protagonista toma de esposa a la ‘otra’ y como se aburre de la ‘otra’ (que le dice que era más divertido cuando se veían a escondidas) ya con hija a bordo, se consigue a la amante que al final termina matando.

Recomendados

Sin decir que tu amante sea un psicópata como el de la película, puedes evaluar: ¿vale la pena llegar a ser ‘la oficial’ si probablemente él sólo se excite con la aventura y tú también? ¿Que probablemente todo será tan aburridor para los dos cuando todo se resuma en la rutina? ¿Que probablemente tenga otra u otras y qué fastidio andar viendo si se le comen la mermelada (y al marido) a uno con detective privado a bordo ?

Marie- Carmen García, autora de ‘Amours Clandestines’, en entrevista con El Confidencial, lo resume así:

“Los hombres entrevistados suelen decir que engañan a sus esposas porque estas no satisfacen por completo su apetito sexual. Sin embargo es necesario recalcar que la satisfacción sexual que ellos sienten con su amante no es lo que perpetúa la relación extramatrimonial, pues entran en juego otra clase de satisfacciones, como las emocionales e intelectuales que ‘la otra’ les da”.

Si es así, y pensando en esto y en que puede pasar también por parte suya, no hagas un drama, sigue con tu vida y él también. Pueden pasarla bien. Pero ahora, si quieres ser la oficial... evalúa las red flags.

Red flags de ser la amante de un hombre casado al estilo de Clara Chía Martí y hacerlo oficial como pasó con Gerard Piqué

Primero que todo: ese hombre en sí es una red flag. Como se mencionó anteriormente, el que es no deja de ser y nadie garantiza si él quiera tomar a otra amante más joven.

Dos: si tiene hijos, sean grandes o pequeños, pueden pasar dos cosas: clara-mente van a quedar traumados, clara-mente te van a odiar, o sencillamente, si tienen la edad suficiente para entender que el matrimonio de sus padres era una farsa, van a odiarte también a menos de que les demuestres que sí quieres a su padre y no eres una ‘caza-fortunas’ que lo va a cambiar por 2 de 22.

Pero acostúmbrate: te van a odiar así disimulen. Te lo dice el príncipe William.

Por otro lado, si te toca un Piqué, que a pesar de todo te muestra y está orgulloso de tí, como pasa con Clara Chía, prepárate para Navidades y reuniones familiares muy, pero muy, pero muy incómodas. O sencillamente, si tu nueva pareja entiende esta incomodidad, pueden planear algo para ustedes solos.

El peor de los infiernos: ser la amante de un hombre casado y estar enamorada

Si el tipo no te da ni señales de humo que indiquen que quiere dejar a su mujer, échate agua fría, recupera la dignidad y reevalúa si quieres seguir siendo ‘Juan Mecánico’. Marie- Carmen García explica que muchas mujeres rompen la relación porque se cansan de la clandestinidad. O ellos rompen porque están aburridos.

“Todas las mujeres que entrevisté esperan –en mayor o menor medida y con mayor o menor inconsciencia– que su amante deje a su esposa por ellas. Incluso cuando el hombre ha dicho claramente que no cortará con su mujer, ellas tienen la esperanza de que finalmente lo haga. Esta ilusión radica en que para las féminas lo más importante es el amor, que está vinculado a la pareja, y por ello no llegan a entender o aceptar por qué un hombre que las ama locamente no quiere compartir su vida con ellas”, explica la autora.

Tags

Lo Último


Te recomendamos