Actualidad

Economía: ¿Nos sirve hacer un CV de nuestros fracasos?

MARÍA PÍA ARRIOLA

Un profesor de la prestigiosa Universidad de Princeton (EE.UU.) decidió publicar hace unos días su propia hoja de vida desde una perspectiva distinta.

Así, en vez de recopilar sus logros y destacar su experiencia laboral, elaboró un documento en el que recoge todas las veces que lo han rechazado en los ámbitos laboral y académico.

Así, Johannes Haushofer, catedrático de Psicología, dividió su hoja de vida en las siguientes categorías: programas de estudio a los que no califiqué, cargos académicos y becas en las que no entré, premios que no gané, rechazos de ensayos en publicaciones académicas y financiamiento para investigaciones que no conseguí.

Según explicó al diario The Washington Post, esta idea se le había ocurrido ya en el 2010, tras leer un artículo en el que la investigadora Melanie Stefan (Universidad de Edimburgo) hacía un llamado a este ejercicio.

‘Haz tu propio currículum de fracasos. Será seis veces más largo que el normal, pero puede inspirar a un colega a que se sacuda el rechazo y empiece de nuevo’, escribió Stefan, que acababa de ser rechazada para una beca.

Haushofer siguió el consejo y en el 2011 escribió su propio CV bajo esta premisa para enviárselo a un amigo. Recién la semana pasada se atrevió a publicarlo por Twitter y recibió felicitaciones de sus colegas y varios usuarios de las redes sociales.

Pero ¿qué tan bueno sería elaborar un CV de nuestros fracasos? ¿Debemos enviarlo a un empleador para que sepa las veces que hemos intentado algo sin lograrlo?

‘Si se tiene cierto nivel de experiencia profesional y logros de los que estamos satisfechos, desarrollar un CV de fracasos es una oportunidad para mirar todo el proceso que nos ha llevado al lugar en el que estamos’, explica Nery Nina, asesora académica del Programa de Especialización en Coaching y Liderazgo Estratégico de la Extensión y Proyección Universitaria (EPU) de la Universidad San Martín de Porres.

Nina afirma que se requiere de una actitud resiliente y optimista para mirar los fracasos como procesos de aprendizaje, como escalones que nos conducirán al éxito. ‘Para algunos, en cambio, mirar las veces que hemos fallado puede resultar más bien contraproducente y desanimarlos en su proceso de desarrollo’, explica.

Enviar un currículum de este tipo a un empleador es una elección muy personal. ‘Detallar nuestros fracasos, más que un tema de discusión pública, tiene que ver con un espacio de aprendizaje propio, que se puede compartir siempre y cuando haya confianza, respeto y confidencialidad’, apunta.

Sin embargo, considera que sería buena idea que aquellos con más experiencia y en altos cargos compartan esta información con aquellos que recién están empezando su vida laboral para servirles de inspiración.

.-

Urbano Casani será el representante peruano en Publimetro Super Chef. ¡Puedes apoyarlo con tu voto en metrosuperchef.com !

[pub][ooyala.N2a3BiMzE6CBdo6ZHGnEnuJMBR27o1NC]VIE 22:34

Tags

Lo Último


Te recomendamos