Actualidad

Estudio acaba con la falsa creencia de que somos biológicamente vegetarianos

Un reciente estudio echa por tierra la teoría del veganismo ideológico, según la cual el ser humano siempre ha sido vegetariano y lo de comer carne es básicamente una aberrante desviación. Los antropólogos Katherine Zink y Daniel Lieberman, de la Universidad de Hardvard, revelaron que el consumo de proteínas animales fue uno de los factores que ayudaron a la evolución humana.

La investigación consistió en analizar a 24 sujetos comiendo piezas de carne y diversos vegetales crudos. El objetivo era ver qué grupos de alimentos eran más fáciles de masticar e ingerir sin pasar por la cocina. Recordemos que la cocción de alimentos se practica desde hace 500.000 años.

Zink y Lieberman determinaron que la carne cruda reduce los movimientos de masticación un 17% y la fuerza que hay que ejercer con la mandíbula un 20%. Además, requiere un 41% menos de esfuerzo digestivo. A grandes rasgos, comer carne requiere entre un 39% y un 46% menos de menos esfuerzo físico en menor tiempo, algo positivo para la nutrición.

El estudio concluye que la incorporación de carne en la dieta ayudó a invertir menos tiempo en la masticación de vegetales como hacen los chimpancés modernos. Respecto al nivel evolutivo, el consumo de carne permitió reducir drásticamente el tamaño y potencia de la mandíbula, lo que deriva en efectos beneficiosos para mantener la cabeza más erguida y facilitar los mecanismos del habla. A esto debe sumarse un mejor desarrollo del cerebro.

“Sean cuales sean los mecanismos de selección natural que desembocaron en estos cambios, no hubieran sido posible sin la combinación de un mayor consumo de carne unido a técnicas rudimentarias de procesar los alimentos”, señalan los autores.

Tags

Lo Último


Te recomendamos