Mundo

Ciencia.-El Polo Sur también estuvo helado durante el cálido Cretácico superior

Condiciones heladas imperaban en la región del Polo Sur durante el globalmente cálido, volcánicamente activo y húmedo periodo del Cretácico Superior, hace aproximadamente 66 a 100 millones de años.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

"Y no fue solo un glaciar de un solo valle", expone en un comunicado el geólogo de UCSB (Universidad de California Santa Bárbara) John Cottle, "probablemente fueron múltiples glaciares o una gran capa de hielo". Contrariamente a nuestra imagen ampliamente difundida del Cretácico superior como "caliente en todas partes", dijo, hay evidencia de que existió hielo polar durante ese período, incluso en el punto álgido de las condiciones globales de efecto invernadero. Es la conclusión de un estudio en el que ha participado, que se publica en la revista Nature Communications.

Para esta investigación, se estudió una gran formación de roca vítrea expuesta a lo largo de las Montañas Transantárticas, adyacente a la plataforma de hielo de Ross, llamada Butcher Ridge Igneous Complex (BRIC). En el proceso de analizar cómo se formó, Cottle y su equipo encontraron una "cantidad inusualmente grande de agua".

Lo que esperaban ver era que la alteración en la roca fuera causada por el agua que ya estaba en el magma a medida que se enfriaba. En cambio, lo que encontraron fue un registro de un proceso climático que se pensaba que no existía en ese momento.

En su análisis espectroscópico de las muestras, los investigadores determinaron que, si bien parte del agua se originó con magma a medida que ascendía desde el interior de la Tierra, cuando la roca fundida se enfrió hasta convertirse en vidrio justo debajo de la superficie de la Tierra, también incorporó agua subterránea.

"Determinamos que la mayor parte del agua en estas rocas se deriva externamente", dijo Cottle. "Luego medimos la composición isotópica de oxígeno e hidrógeno del agua y coincide muy bien con la composición de la nieve y el hielo antárticos".

Para asegurar su resultado, Cottle y su equipo también realizaron geocronología de argón-argón para fechar la roca y su alteración. "El problema es que estas rocas son del Jurásico, por lo que tienen alrededor de 183 millones de años", dijo. "Entonces, cuando mides la alteración, lo que no sabes es cuándo sucedió". Pudieron recuperar la edad de la roca (Jurásico), pero también encontraron una edad más joven (Cretácico). "Entonces, cuando estas rocas se enfriaron y se alteraron", continuó, "también se restableció el isótopo de argón, y se puede hacer coincidir la edad de la alteración con la composición de la alteración".

Hay otras rocas volcánicas similares aproximadamente a 700 km al norte del BRIC que también tienen una edad de alteración del Cretácico, lo que indica que la glaciación polar podría haber sido regionalmente extensa en la Antártida durante ese tiempo. "Lo que nos gustaría hacer es ir a otros lugares de la Antártida y ver si podemos determinar la escala de la glaciación, si recuperamos los mismos resultados que ya hemos encontrado", dijo.

Encontrar evidencia de grandes capas de hielo que datan del Cretácico podría no alterar nuestra imagen general de una Tierra cálida y húmeda en ese momento, dijo Cottle, "pero tendríamos que pensar en el Cretácico y la Antártida de manera muy diferente a como lo hacemos ahora".

Tags

Lo Último


Te recomendamos