‘Rogue Agent’ es un cuento con moraleja envuelto en una historia emocionante

La nueva película británica de intriga sigue a un estafador de carrera, Robert Freegard.

Si alguna vez has escuchado una historia que suena casi demasiado descabellada para creerla, conoces la sensación de que los hechos y los personajes resuenan en ti, y con razón. La naturaleza humana es muchas cosas, pero nunca aburrida. Y las profundidades a las que pueden llegar algunas personas al abusar de rasgos como la confianza o el poder siempre ofrecen una narración convincente, y también, un cuento con moraleja.

Ese es el caso de “Rogue Agent”, la última y escalofriante historia real de Netflix protagonizada por James Norton -que también produce la película- y dirigida por Declan Lawn y Adam Patterson. Siguiendo la historia de Robert Freegard, un estafador de carrera, la película examina no sólo la naturaleza manipuladora de su personaje principal, sino también, las víctimas a las que engañó y cómo su encanto era capaz de desarmar prácticamente a cualquiera.

La historia llegó por primera vez a Norton, que interpreta a Freegard, a través de un correo electrónico. El periodista Michael Bronner se propuso escribir un artículo de 11.000 palabras sobre el ambiguo hombre que prácticamente secuestraba a sus víctimas mediante un lavado de cerebro, y mentía para arruinar la vida tanto económica como mental de muchos.

“Era una historia real tan convincente, tan extraña y tan increíble”, dice Norton. “Y enseguida nos enganchamos y nos dimos cuenta de que podía ser una película fantástica”.

La idea y el personaje permanecieron en el actor durante unos 6 años antes de que se pusieran en marcha los engranajes de su productora, Rabbit Track Pictures, que puso en marcha con la antigua jefa de televisión Kitty Kaletsky.

“Nunca había tenido una experiencia así. Fue interesante construir el mundo y todos los personajes y elaborar sus viajes, así como el mío propio, y tratar de compartir mis papeles como actor y productor en ese sentido”, explica Norton. “Realmente se reduce a este hombre en el centro de todo. Es tan peculiar y misterioso y un enigma. Y para mí es un reto muy divertido e interesante intentar descifrar ese rompecabezas”.

El rompecabezas de Robert Freegard despertó la curiosidad tanto de Lawn como de Patterson como directores. Y en realidad es algo más personal.

“Hace años tuve una relación con un mentiroso sociópata, y sacrifiqué por completo la razón y el objetivismo: yo era periodista de investigación y no podía ver lo que me pasaba. Y mis amigos tampoco podían. Me costó mucho salir de eso”, explica Patterson.

Lawn, también ex periodista de investigación y amigo de Patterson durante ese periodo, también tuvo una atracción similar por la historia.

“Ambos reconocimos algo en ella”, explica Lawn. “Y creo que, como cineasta, si tienes un interés personal en ella, en primer lugar vas a comprometerte plenamente cada día para hacerla. Y con suerte, el resultado final será interesante para otras personas”.

Al comienzo de la película, conocemos a Freegard al principio de su vida reclutando estudiantes universitarias para su trabajo ultra secreto como agente del MI5, y una de ellas -Sophie (Marisa Abela)- cae bajo su hechizo durante años. Su encanto va progresando a medida que pasan los años, y llega a su punto álgido en la película cuando conoce a Alice (Gemma Arterton).

Y como espectador, sobre todo si no eres plenamente consciente de lo que trata la historia en realidad, te sientes embarcado en un viaje al igual que Alice. Como abogada, tiene una mente aguda y es escéptica en algunos puntos de Freegard. Pero, él siempre es capaz de explicar sus ausencias, o por qué tiene una mujer llamando a su teléfono a altas horas de la noche, o incluso por qué la gente se acerca a Alice para afirmar que él no es realmente quien dice ser.

“Necesitábamos que Freegard fuera tan seductor en la primera mitad de la película que, aunque sepas que es un estafador, puedas darte cuenta de cómo Alice fue seducida. Y el público también podía ser seducido”, continúa Lawn.

Norton también tenía un sentimiento similar, pero en el fondo de su mente y la del cineasta estaba siempre cómo mantenerse fiel a las víctimas.

“Discutimos cuánto de este mito y esta narrativa creía realmente... Al principio y en las primeras versiones del guión, jugamos con la idea de que realmente cree plenamente que es un espía. Su delirio se ha vuelto tan fuerte y tan extraño que, en cierto nivel, no está jugando, sino que realmente está trabajando para el gobierno. Nos alejamos de eso porque parecía que eso era aprobar a alguien que realmente era vicioso y egocéntrico”, explica Norton. “¿Dónde acaba la verdad y empieza la manipulación? Dejamos que el público tomara la decisión final”.

Aunque tenían el artículo de Bronner como referencia, y el periodista trabajó con ambos codirectores para escribir el guión, no hubo tiempo suficiente para incluir todo en la película. Pero, como dice Patterson, “creemos que hemos transmitido la esencia de la verdad”.

Patterson también explicó cómo las carreras de él y de Lawn como periodistas de investigación moldearon su visión del mundo.

“Hemos pasado muchos años en las trincheras del mundo real, y uno conoce muy de cerca la psicología de las distintas personas y cómo se manejan las distintas situaciones. Lo que Dec y yo sacamos de esos años es que la gente no es blanca o negra. Es muy conveniente pensar en ellas de esa manera: que las personas malas hacen cosas malas todo el tiempo y sólo hacen cosas malas, y que las personas buenas hacen cosas buenas. Por supuesto, el mundo no funciona así”, explica.

“Rogue Agent” muestra el auge y la caída no sólo de la relación de Freegard con Alice, sino también de una psiquiatra estadounidense, Jenny (Sarah Goldberg). Y, a medida que la historia evoluciona, también lo hace el impacto del radio de acción del estafador en términos de relaciones. Pero Alice no se rinde sin luchar y va tras Freegard, y a él le ocurrió algo parecido en la vida real.

“Es capaz de darse cuenta de lo que le falta a la gente y de lo que creen que necesitan para ser felices y poder utilizarlo contra ellos, robándoles todo el dinero y arruinándoles la vida. Como un terapeuta que se equivoca. Así que, cuando se dio cuenta de que tenía ese poder... fue embriagador y no pudo resistirse a hacerlo una y otra vez”, dice Norton.

El 6 de septiembre de 2005, Robert Freegard fue declarado culpable de dos cargos de secuestro, 10 cargos de robo y ocho cargos de engaño. Fue condenado a cadena perpetua. Sin embargo, en abril de 2007, el Tribunal de Apelación anuló las dos condenas por secuestro, y Freegard salió de la cárcel en 2009.

“Es aterrador... es realmente triste y es injusto. Pero, por desgracia, la ley y el sistema jurídico no se basan realmente en la justicia”, continúa Norton. “Entiendo la lógica... la apelación se basó en que no te pueden encerrar de por vida por mentir. Pero es realmente triste que nuestro sistema legal no tenga el matiz o la sofisticación para incriminarlo completamente y proteger al público”.

El documental de Netflix ‘Puppet Master’ también se adentra en la vida de Freegard después de su liberación, y aunque no está afiliado a ‘Rogue Agent’, Lawn dice que es una buena contrapartida a la película.

Incluso cuando trabajaban en la película, el reparto y el equipo empezaron a recibir llamadas telefónicas de personas que decían conocer a alguien o, como dijo una persona, estar casada con alguien que estaba bajo el hechizo de Freegard. Y esperaban que esta película pudiera ayudar a otras víctimas. Pero tampoco se les escapó la posibilidad de que fuera el propio Freegard quien hiciera la llamada. Eso no destruye el propósito de cualquier manera.

“Es un caso atípico, pero Freegard no es único. Hay gente así”, termina Lawn. “(Esperamos) que esta película ayude a iluminar todo eso, incluso con gente así en el poder. No importa dónde esté Freegard, pero sí lo que representa”.

‘Rogue Agent’ ya está disponible en cines, en Netflix y en AMC+.

Lo Último