logo

Fuente : publimetro.pe

Nacional 11/11/2019

“Fluir y aceptar sin conformarse”, por Ismael Cala

“La gran pregunta es cómo encontrar la diferencia entre fluir y conformarse”.

Por : Redacción Publimetro

Fuente : publimetro.pe

Ismael Cala- Coach de vida, conferencista, escritor y periodista cubano @CALA

Tal y como reza la Plegaria de la Serenidad, atribuida al teólogo, filósofo y escritor estadounidense Reinhold Niebuhr, últimamente pedimos más que nunca al Ser Superior en el que creemos: ‘Serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia’. Ahora bien, la gran pregunta es cómo encontrar la diferencia entre fluir y conformarse.

Si hace décadas que ecuatorianos y españoles dejaron atrás las tristes dictaduras, ¿cómo es posible que una parte de la población siga pensando que destruir, bloquear carreteras o quemar edificios son métodos viables de entendimiento entre diferentes sensibilidades?

Resulta preocupante, porque, a diferencia de otros casos en el mundo, en estos dos países los ciudadanos pueden expresar libremente sus opiniones, además de materializar sus preferencias políticas a través de las urnas. La idea de que, si no nos gusta una decisión gubernamental o judicial, la solución es quemar Troya, solo muestra una clara inmadurez emocional.

Sin respeto a la justicia y al orden institucional, solo nos quedaría entonces volver a la ley de la selva. Cada justificación para arrasar con todo es, a la vez, una nueva justificación para que los de enfrente hagan lo mismo cuando se consideren contrariados por nosotros. Violencia llama violencia. Y, aunque las sociedades progresen económicamente, el odio social queda instalado durante muchísimo tiempo.

Es una buena noticia que el gobierno de Ecuador y los manifestantes hayan podido llegar a un acuerdo. El tema de los subsidios es complejo y casi ningún país puede permitírselos eternamente, pero lo que sí puede un gobierno es proteger a los más débiles.

Mientras tanto, los habitantes de la bella Barcelona parecen haber apostado toda su felicidad a la improbable separación de España. Yo, que soy un ciudadano del mundo, me pregunto si la pertenencia administrativa a un determinado lugar, en la próspera Europa, es razón suficiente para hipotecar una vida.

LEE TAMBIÉN

Renuncia de Evo Morales: Siria condena el ‘golpe militar’ en Bolivia

Miraflores: asaltantes de relojes de lujo escapan de sede policial

Susel Paredes no se presentará al Congreso por ‘convicciones éticas’

Ollanta Humala expresó ‘solidaridad’ con Evo tras su renuncia

Pokémon GO: cómo vencer a Arlo, Cliff y Sierra del Team Rocket GO